Oliver | Natalia Sánchez Diana

Oliver

Le duelo.  Oliver se ahoga en lo nuestro. En este amor de agua salada, tormentas y lluvias de estrellas.

Me abraza como si tratara de contener a un río que va a desbordarse.

Me acaricia el pelo.

—No te vayas. Tengo miedo. Me hundo sin remedio. Naufrago.

Y me desconcierta que una persona con su físico imponente y su trayectoria de arriesgadas aventuras, peleas, nudillos hundidos y continuos problemas con la ley, pronuncie esas palabras.

Yo también te quiero, Oliver. Y también me ahogo. Y me hundo y naufrago en este amor de isla desierta, de especie en extinción, de sirenas y tritones.

Me besa con dolor cuando le digo que tengo que marcharme, porque el ferry sale en una hora y ya tengo el billete.

Le duelo tanto que sé que se arrepiente de amarme.

Se bebe mis lágrimas en un juego de besos tiernos en un puerto repleto de gente.

Soy yo la que llora, pero hay más dolor en sus ojos del color del mar y de la tierra que en los míos.

Adiós Oliver, me llevo en la maleta todo lo que me has dado: los maremotos, la lluvia, las risas y esta sensación de naufragio, como si de repente, el refugio de tus brazos fuera el único ancla que me mantiene a flote.
Safe Creative #1702060557966

Pin It

Copyright © 2017 Natalia Sánchez Diana. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *