Mar de reproches | | Natalia Sánchez Diana

Mar de reproches

Aquella noche discutimos ferozmente. Estábamos inmersos en un mar de reproches y acusaciones. Yo navegaba desde hacía jornadas en un barco impulsado por el viento de los celos.

Recorrimos la ciudad manteniendo entre nosotros una hostil separación corporal. Él caminaba cabizbajo, en silencio. Yo atacaba sus defensas sin tregua mientras él me desquiciaba con sus silencios.

−Siento que estoy tirando palabras a la basura, Oliver. ¿No vas a decir nada?

−No quiero hacerte daño, Nana.

−Nunca vas a entenderme. Yo quiero lo mejor para ti, salvarte, salvarnos de lo que pueda herirnos. Y ella es nuestra mayor amenaza.

Hacía frío.

Y entonces, él se detuvo y me lo dijo:

−Anoche estuvo en mi casa.

Pin It

Copyright © 2017 Natalia Sánchez Diana. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *